Mundial de Francia 1938, uno de los más ‘accidentados’ de la historia

Mundial de Francia 1938, uno de los más ‘accidentados’ de la historia
Ludwig Goldbruner y Jakob Streitle (ensangrentado) jugadores del Bayern Munich por aquel entonces.
camisetas de futbol

El Mundial de Francia 1938 fue uno de los más atípicos de la historia. El ambiente prebélico que se respiraba antes de la Segunda Guerra Mundial marcaron totalmente todo el devenir de la competición que celebraba su tercera edición después de Uruguay 1930 e Italia 1934.

De las 15 selecciones participantes únicamente 3 fueron no europeas: Brasil, Cuba (que participaba en su primer y único mundial) e Indonesia. Las otras 12 pertenecían al viejo continente. Austria, que había logrado la clasificación, no estuvo presente debido a que el país había sido invadido por la Alemania nazi 3 meses antes del inicio del campeonato.

Fueron varias las selecciones que renunciaron a estar presentes en este Mundial de Francia 1938. Uruguay lo tuvo claro desde el principio. El hecho de que en 1930 muchos equipos europeos rechazaran acudir a su mundial y el peso de Europa en la FIFA fueron las claves. Colombia actuó de idéntica manera. Por su parte, Argentina fue otra de las grandes ausencias ya que fue una de las candidatas a organizar aquel Mundial de 1938. Según la AFA, el presidente Jules Rimet les había prometido la organización y consideraron que la elección de Francia fue un trato de favor. Esta fue la única ausencia de la albiceleste en una Copa del Mundo en toda la historia.

En este contexto tan complicado (tampoco podemos olvidar que España estaba sumida en una Guerra Civil) dio comienzo el campeonato. El formato fue el mismo que los dos anteriores: los equipos debían enfrentarse en un partido de eliminatoria directa. Si un partido finalizaba en empate debían jugarse 30 minutos de prórroga, en caso de no haber vencedor tendría que jugarse otro partido un día después.

Como es lógico, el público francés pronto se posicionó en contra de alemanes e italianos que contaban con unos gobiernos totalitarios de extrema derecha. Los franceses lograron una victoria en octavos de final contra Bélgica por 3-1 y clasificaron para cuartos. En esta primera fase destacó el partido entre Brasil y Polonia que finalizó con un marcador de 6-5. El futbolista polaco Ernest Wilimowski destacó con 4 goles convirtiéndose en el jugador con mejor promedio goleador de la historia de los mundiales ya que únicamente jugó ese partido.

EL PRIMER FRACASO DE ALEMANIA

Italia, Checoslovaquia, Cuba, Hungría y Suiza también consiguieron el pase a cuartos de final. Especialmente llamativa fue la victoria de los suizos contra Alemania. Los germanos acudían a la cita como una de las grandes favoritas. No en vano habían logrado el tercer puesto en la edición de 1934 y ahora contaban con el refuerzo de 9 futbolistas austriacos que no pudieron jugar con su país después de la invasión.

El 4 de junio de 1938 suizos y alemanes disputaron el partido inaugural del campeonato finalizado con empate a uno. En el partido de desempate, Suiza logró una gran victoria por 4-2 que supuso el primer gran fracaso de la selección alemana en una Copa del Mundo.

Los cuartos de final tuvieron su partido más caliente el 14 de junio de 1938. Francia e Italia tuvieron que verse las caras con un ambiente muy hostil en las gradas. Los visitantes jugaron el partido vestidos completamente de negro (símbolo del fascismo italiano) e hicieron el saludo romano mientras sonaba su himno ante los abucheos de la parroquia local. Italia dominó desde el principio y fue superior logrando una gran victoria por 3-1 con dos goles de Silvio Piola. Por primera vez el equipo anfitrión quedaba eliminado y no sería el campeón.

“LA BATALLA DE BURDEOS”

Hungría venció por 2-0 a Suiza y Suecia le endosó un 8-0 a la débil Cuba. Brasil venció a Checoslovaquia por 2-1 en un partido que fue bautizado como “La batalla de Burdeos” y que tuvo 3 expulsados y varios lesionados en ambos equipos.

Las semifinales enfrentaron a Italia y Brasil en Marsella. Por motivos que aún se desconocen, el seleccionador brasileño dejó en el banquillo a tres de sus mejores jugadores: Leonidas, Tim y Brandao. También se dice que los brasileños tenían ya reservados los billetes a París dando por hecho que jugarían la final. Este hecho, como es lógico, sirvió para que Vittorio Pozzo, seleccionador italiano, motivara a sus jugadores.

Italia logró la victoria contra Brasil por 2-1 mientras que Hungría hizo lo propio contra Suecia en el Parque de los Príncipes con un marcador contundente de 5-1. La final entre italianos y húngaros es una de las más recordadas ya que finalizó con un marcador de 4-2 en un encuentro trepidante. Dos estilos bien diferentes (el rigor defensivo italiano contra la vistosidad y el ataque húngaro).

Italia campeón
Los italianos celebran el título de campeones (El Plural)

Aunque los aficionados franceses apoyaron a Hungría supieron reconocer a los campeones italianos y les brindaron con una gran ovación al finalizar el encuentro según cuentan las crónicas. Italia lograba también aquel Mundial de Francia y conseguía su segundo campeonato de forma consecutiva.

camisetas retro de futbol
Javier Argudo

Javier Argudo

Director de Futbolretro.es. El PC Fútbol cambió mi vida. Puedes seguirme en @futbolretroes

4 comentarios en «Mundial de Francia 1938, uno de los más ‘accidentados’ de la historia»

  1. Hola, siempre leo sus notas que son espectaculares. En esta nota, ponen que Argentina fue en el de 1938 el único mundial que te no participó. Dato erróneo ya que en 1950, 1954 y 1970 tampoco hizo participación. Saludos desde Argentina

  2. Una corrección más: el formato de eliminatorias en la Copa del Mundo de 1938 era el mismo que en 1934, pero no el de la primera Copa del Mundo, en 1930 en Uruguay (ahí hubo 4 grupos de los que se clasificaron los primeros para jugar semifinales y final, sin partido por el tercer puesto). En cuanto a Argentina, es cierto que en 1938, 1950 y 1954 renunció a participar incluso en la fase de clasificación, pero en 1970 sí lo hizo, aunque fue eliminada por Perú en su grupo clasificatorio. Y ya en el contexto político de la época, lo de Austria fue técnicamente una anexión y no una invasión, por lo cual varios jugadores austriacos pasaron a formar parte de la selección alemana (con excepciones sonadas como el gran Sindelar).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!