Mundial de México 1970: Italia-Alemania Federal, el partido del siglo

Mundial de México 1970: Italia-Alemania Federal, el partido del siglo
Alemania e Italia disputaron el partido más emocionante de la historia de los mundiales en 1970 (Pinterest)
camisetas de futbol

El Mundial de México ’70 fue para muchos el del gran cambio en el mundo del fútbol. El de las imágenes en color, el que contó, posiblemente, con la mejor selección de la historia (Brasil) pero además, el que albergó uno de los mejores partidos de la historia de esta competición bautizado como ‘el partido del siglo’.

El 17 de junio se dieron cita en el Estadio Azteca las selecciones de Italia y Alemania Federal con más de 100.000 espectadores en las gradas. Eran las semifinales de la Copa del Mundo por lo que el ganador tendría la opción de proclamarse campeón.

EL CATENACCIO ITALIANO CONTRA LA MÁQUINA ALEMANA

Los italianos llegaban al choque después de haber cuajado una fase de grupos en la que habían logrado el primer puesto marcando únicamente un gol (victoria por 1-0 frente a Suecia). Eso sí, en estos primeros tres partidos no encajaron (0-0 ante Uruguay y de nuevo empate sin goles contra Israel). El catenaccio era el estilo de juego del equipo dirigido por Ferrucio Valcareggi.

Sin embargo, Italia se destapó en los cuartos de final al vencer por un contundente 4-1 al anfitrión, México, con dos goles de Riva, uno de Rivera y otro de Guzmán en propia puerta. Los mexicanos lograron adelantarse en el marcador pero la selección azurra le dio vuelta en la segunda parte.

Por su parte, los alemanes habían sufrido ya un partido con mucho desgaste en los cuartos contra Inglaterra teniendo que recurrir a la prórroga. Los ingleses se adelantaron en el marcador con dos goles de Mullery y Peters. Beckenbauer y Seeler forzaron con dos tantos el tiempo extra. Finalmente, Alemania Federal consiguió un resultado favorable de 3-2 gracias al gol de Gerd Müller.

Mucho más convincente fue el combinado germano en la fase de grupos donde consiguió tres victorias en tres partidos contra Marruecos (2-1), Bulgaria (5-2) y Perú (3-1). Ahora, en las semifinales, las espadas estaban en todo lo alto con un equipo que sometía a sus rivales como una máquina a base de empuje contra otro que defendía con muchos futbolistas y era capaz de rentabilizar al máximo sus goles.

El partido comenzó de la mejor manera para Italia que cobró ventaja en el marcador a los 8 minutos de juego merced a un gol de Boninsegna. A partir de ahí, los italianos se replegaron y defendieron el resultado mientras que los alemanes buscaron el empate durante todo el partido, algo que no lograron hasta el minuto 90 gracias al gol de Schnellinger.

LA PRÓRROGA MÁS EMOCIONANTE DE LA HISTORIA

Una vez más, la máquina alemana que nunca se rinde lograba su objetivo. Es aquí cuando las piernas de unos y otros empezaban a pesar. El esfuerzo italiano por aguantar el 1-0 y el duro golpe de recibir el empate en el último minuto se notó de inmediato en una prórroga de locura que tuvo, ni más ni menos, que 5 goles. Algo nunca visto en la historia de los mundiales. Mientras, llegaban noticias desde Guadalajara, Brasil había derrotado por 3-1 a Uruguay y esperaba rival en la final.

Alemania marcaba el 2-1 por mediación de Müller a los 4 minutos de iniciarse el tiempo extra. Italia parecía acusar el golpe anímico y por momentos parecía estar fuera del partido pero Burgnich en el 98′ y Riva en el 104′ volvían a poner a los italianos por delante. Con 3-2 para la selección azurra se llegaba al intercambio de campo.

Con todos los cambios realizados, el alemán Beckenbauer se dislocó el hombro por lo que tuvo que seguir jugando con un aparatoso vendaje. Su imagen pasó a la historia añadiendo épica a este partido del siglo. Nuevamente el asedio alemán sobre la portería de un notable Albertosi tuvo su recompensa en el 110′ por mediación, como no, de Gerd Müller que ponía de nuevo las tablas en el marcador (3-3).

El hombro de Beckenbauer
El hombro dislocado de Beckenbauer no fue impedimento para que el futbolista siguiera jugando lo que restaba de encuentro (Marca)

Faltaban 10 minutos para el final y los futbolistas estaban totalmente extenuados. La altura de Ciudad de México (2.000 metros), el cansancio acumulado por ambas escuadras y el minuto en el que nos encontrábamos hacía pensar que el pase debería resolverse en la tanda de penaltis. Pero no fue así.

Nada más sacar Italia del centro del campo después del empate de Müller, una galopada por banda izquierda de Boninsegna acabó en un centro que remató al fondo de la red totalmente libre de marca Rivera. De esta forma, los italianos hacían el 4-3 que sería definitivo en un partido loco que pasó a la historia del fútbol para siempre.

El partido del siglo
Placa conmemorativa situada en el Estadio Azteca (Wikipedia)

Por desgracia para los italianos, la energía y el esfuerzo empleados en este partido les pasó factura en la final donde la Brasil de Pelé y compañía no tuvo piedad de su rival al que le endosó un contundente 4-1 alzándose con un nuevo título de campeón del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!