Arthur Friedenreich, el jugador que cambió la historia del fútbol brasileño

Arthur Friedenreich, el jugador que cambió la historia del fútbol brasileño
Arthur Friedenreich, uno de los nombres más importantes de la historia del fútbol brasileño (Apuntes de Rabona)

El nombre de Arthur Friedenreich puede ser desconocido para la mayoría de la gente. Sin embargo, el futbolista brasileño cambió la historia del fútbol de su país para siempre.

De padre alemán y madre brasileña, Arthur Friedenreich nació en Sao Paulo en el año 1892. Allí comenzó a darle patadas a un balón siendo niño, en una época en la que los negros tenían prohibido jugar este deporte con los blancos. Sin embargo, este mulato de ojos verdes, era tan bueno que logró romper esta barrera racial en un país donde el fútbol lo es todo.

Arthur Friedenreich, máximo goleador de la historia del fútbol

El bueno de Arthur comenzó a marcar goles en el SC Germania, un equipo formado por inmigrantes alemanes y fue el gran impulsor de lo que luego conoceríamos como ‘Jogo Bonito’, un fútbol de toque, buen trato al balón y numerosos regates.

Arthur Friedenreich era un gran delantero, de hecho, se le considera el máximo goleador de todos los tiempos con 1.329 tantos anotados, aunque la FIFA únicamente le reconoce 550 de forma oficial. Al igual que ocurre con Pelé, que suma 1.284 (767 oficiales).

El buen hacer del atacante le permitió fichar por grandes clubes de Brasil como Flamengo, Santos o Sao Paulo. Eso sí, antes de llegar a la cima del fútbol tuvo que superar muchos obstáculos por culpa del racismo. Sin ir más lejos, los negros tenían prohibido asistir a piscinas, pistas de tenis o fiestas.

En 1930, Brasil acudió al primer Mundial de la historia con un equipo repleto de blancos. Los brasileños no pasaron de la primera fase lo que provocó un auténtico dilema. Futbolistas de gran calidad como Arthur Friedenreich eran negros o mulatos y, finalmente, fueron admitidos en la selección.

El resto es historia, Brasil se convirtió en la mayor potencia futbolística del planeta. Pelé, Garrincha y compañía tocaron el cielo y consiguieron que su país levantara hasta tres Mundiales casi seguidos. Eso sí, antes que ellos, el papel de un mulato con apellido alemán les abrió las puertas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!