Historia breve del fútbol femenino asturiano

Historia breve del fútbol femenino asturiano
Camisas Ike, primer campeón de Asturias.
camisetas de futbol

La gravísima lesión padecida en enero de este año por la defensa sportinguista Eider Hidalgo y su reciente alta y posible debut para la próxima jornada, es el motor que impulsa el presente artículo. Un pequeño recorrido por el fútbol femenino asturiano, por un grupo de chicas que destinando esfuerzo y nula, o casi, recompensa, llevan practicando el deporte que aman desde hace más de medio siglo.

El primer partido de fútbol femenino en España, organizado por Paco Bru, el que fuera primer seleccionador español y que bajo su mando se logró la medalla de plata en las Olimpiadas de Amberes, lo disputaron el Giralda y el Montserrat. Vencieron las primeras por 2-1 y ambos equipos estaban formados por jugadoras del Spanish Girls, vinculadas al RCD Español. Posteriormente, disputaron otros cuatro encuentros de exhibición por por otras localidades catalanas como Sabadell o Reus. También tenían firmada una gira por Francia, que debido al estallido de la Primera Guerra Mundial no se realizó.

Tras la fallida gira, el equipo desapareció. La siguiente referencia al fútbol femenino (con la excepción hecha de un encuentro benéfico entre un combinado de jugadoras francesas y otro de inglesas en el año 1923) la encontramos también en la Barcelona del año 1931, los equipos, formados únicamente para la ocasión, fueron el España de Barcelona Fútbol Club y el Valencia Femenino Fútbol Club, en un encuentro jugado en la capital condal. Finalmente, quedó reducido a una anécdota y el fútbol femenino no se desarrolló y pasó, casi, al ostracismo o al folclorismo.

Durante años el fútbol femenino quedó reducido a lo ridículo y cutre que nada tenía que ver con el fomento del deporte, sino con algo parecido a un espectáculo circense, con partidos de folclóricas contra “modernas” o películas como “Las Ibéricas”, aunque, paralelamente algunos equipos de chicas luchaban, sin competiciones oficiales, por construir algo serio.

NACIMIENTO DEL FÚTBOL FEMENINO ASTURIANO

Entre ellas, en Asturias, nacen en 1956, sin tener opción alguna de disputar ningún torneo ni partido amistoso contra un equipo “serio”, Las Piezas de Sama, posteriormente Club de Fútbol Las Piezas de Langreo, dedicándose a disputar partidos contra eventuales equipos de chicas locales por distintas localidades asturianas. El fútbol femenino asturiano echa a andar.

A partir de los sesenta, empezaba a tener cierto aire habitual, al igual que el correspondiente partido de solteros contra casados, disputar un encuentro, con motivo de las fiestas patronales, de un equipo de chicas del pueblo contra las del pueblo vecino, o con las siempre pendientes de aprovechar la menor ocasión, Las Piezas de Sama. A principios de los sesenta, otros equipos las imitan, entre ellas el Club Deportivo Barredos, con un fútbol tan voluntarioso como pobre y con un público con poco interés por apoyarlas deportivamente, en la mayoría de los casos.

En 1970, se produce un hecho fundamental, para que en España se comience a tomar medianamente en serio el fútbol femenino, El RCD Español crea su propia sección, su propio equipo. Después, hubo otros clubes que apostaron decididamente después por las chicas como el Levante o el Rayo Vallecano. Más tarde llegaron las compras, el Ath Bilbao se hizo con el Leioa, el Sevilla con el Hispalis, el Valencia con el Colegio Alemán, hasta llegar, a los días de hoy, a la reciente adquisición del Tacón por el Real Madrid.

CAMISAS IKE CAMPEÓN DE ASTURIAS

En cuanto al fútbol femenino asturiano, Susana Morán fue una de las mujeres que más hizo por este deporte a nivel organizativo, siempre a la sombra del auténtico valedor del fútbol para chicas: Manolo Badás. Así, en 1971 se disputó el 1er campeonato de fútbol femenino de Gijón. Lo disputaron por sistema de eliminatoria cuatro equipos en el estadio de Sta Cruz, campo del Gijón Industrial: Camisas Ike, Tabacalera, Sincos y Deportivo Orensana de Tremañes. Era el trofeo Relámpago y se impuso el Camisas Ike.

En la temporada 1971-72 nace la primera competición federada de fútbol femenino asturiano, con federación propia, ya que la Real Federación Española de Fútbol no incorporó al fútbol practicado por mujeres hasta 1980, con Pablo Porta de presidente.

En ese primer campeonato de Asturias, participaron cinco equipos y se disputó por sistema de liguilla a cuatro vueltas. Los nombres de los clubes eran “poco afortunados” (desde mi punto de vista) Camisas Ike de Gijón, las Sirenas Club de Fútbol (Luanco), que tenían cierta vinculación y ayuda del Marino, El Club Las Salvajes de Barredo, el Club de Fútbol Las Piezas (Langreo) y Las Perlas Negras (Carbayín).

El equipo vencedor fue Camisas Ike y el campeonato de Asturias mantuvo cierta continuidad en el tiempo, hasta la absorción de las competiciones por la RFAF. Ese mismo año, 1971, el Sporting cedió el campo de Los Fresno, donde entrenada el primer equipo y jugaba su filial y equipos inferiores, para la disputa de un partido de fútbol femenino. Lo disputaron dos equipos formados por alumnas del instituto Calderón de la Barca. Se cobró entrada y el dinero estuvo destinado para sufragar el viaje de estudios de COU.

SPORTING DE GIJÓN Y REAL OVIEDO

En un pequeño guiño, que se completaría mucho más tarde, el Sporting de Gijón, crearía su equipo de chicas en 1995, para posteriormente pasar a llamarlo Escuela de Fútbol de Mareo. El Gijón Industrial también tuvo una única temporada equipo femenino, Las Sirenas de Luanco, estaban vinculadas al Marino y la Piloñesa, aunque no jugaba federado, llegó a participar con tal nombre en algún torneo veraniego.

En el año 1985, se funda, el club más importante del fútbol femenino asturiano (el que más temporadas disputó la máxima categoría, de Asturias): el Club México de Oviedo, que posteriormente sería Tradehi y más tarde Oviedo Moderno (en la actualidad, aunque no forma parte de la estructura del club carbayón, lleva el escudo los colores y el nombre de Real Oviedo).

Su primera aparición fue en el Torneo de la Amistad de La Corredoria y el nombre del club, venía dado por el patrocinio del Bar México del citado barrio oventense, eligiendo el color verde de la camiseta de la selección azteca como uniforme. Uno de sus presidentes, en la época en la que se denominaba Tradehi, lo fue después del Real Oviedo, Eugenio Prieto. Tradehi, el primer equipo asturiano que jugó en la máxima categoría del fútbol femenino (ascendió en la temporada 1989-1990).

Cambiaron el verde original por el azul por la sencilla razón de que no tenían dinero para las equipaciones y la Real Federación Española de Fútbol les envió estas azulonas de forma gratuita,con el ribete de la bandera española, muy parecidas a las del Getafe de la temporada 2018-19. Por lo que a última hora, pese a haberse inscrito con la camiseta verde que les era propia, cambiaron los colores, que, posteriormente recuperaron ya con el nombre de Oviedo Moderno. Paralelamente, otros equipos tuvieron notable presencia y éxito en en el fútbol femenino asturiano: el Romanón o el Racing Principado, por ejemplo.

En Gijón, hubo que esperar un poco más para contar con un club en la máxima categoría. No fue hasta la temporada 2004-05 en la que el Gijón Femenino derrotó a L’Estartit en la promoción de ascenso. Disputó tan solo la 2005-06, descendiendo ese mismo año.

En cuanto a la selección asturiana, el primer encuentro se disputó en Santa Cruz, un 26 de abril de 1986. La seleccionadora era María Rosa Tuya, entrenadora de Las Piezas de Langreo. Durante 15 días estuvieron entrenando en Mareo para preparar el encuentro. Asturias perdió 1 a 4 contra la selección gallega, mucho más rodada y con más experiencia que las asturianas.

También fueron clave los cursos formativos para jugadoras que, a iniciativa de Vega-Arango, se organizaron por parte de la Federación Asturiana de Fútbol en Gijón. Todo fueron pequeños y costosos pasos, y los que quedan por dar. El más evidente fue el encuentro disputado en El Molinón, entre el Gijón Femenino, jugando como local, y el Sporting de Gijón, venciendo las rojiblancas por 1 a 7.

Pero el éxito no estuvo tanto en el resultado sino en haber llegado a meter 9.750 espectadores en el estadio, un hecho inédito en Asturias en cualquier evento deportivo, y que supone una dosis necesaria de visibilidad para el fútbol practicado por chicas, aún muy lejos, en muchos aspectos, del masculino, pero que va avanzando sin demora al igual que lo hicieron con anterioridad otros deportes de equipo con el balonmano o baloncesto. Y así será.

2 thoughts on “Historia breve del fútbol femenino asturiano

  1. Hola Frichu,
    me gustaría saber la fecha en la que fue publicado este artículo y cuales son las referencias bibliograficas.
    Muchas gracias!

    1. Hola Jasmine, gracias por tu mensaje. Frichu se pondrá en contacto contigo lo antes posible y resolverá tus dudas. Un cordial saludo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!