Rudi Völler, uno de los mejores delanteros alemanes de su generación

Rudi Völler, uno de los mejores delanteros alemanes de su generación
Rudi Völler fue durante muchos años uno de los mejores delanteros alemanes. FOTO: Transfermarkt

Puede que, sobre todo a los más jóvenes, el nombre de Rudi Völler les teletransporte al Bayer Leverkusen, equipo del que es el actual director deportivo. Sin embargo, para los más veteranos, Tante Käthe (Tía Käthe), como era llamado cariñosamente por sus rizos rubios, su bigote y apariencia , es toda una leyenda del fútbol alemán y mundial.

Su primera etapa en Alemania

Su romance con el esférico comenzó en Alemania en 1980, primeramente en el TSV 1860 Múnich y luego en el Werder Bremen. Con “Los Leones” jugó un total de 70 partidos y llegó a puerta en 46 ocasiones antes de ser transferido en 1982 a “Los isleños del río”, donde vestiría la camiseta verdiblanca durante cinco temporadas, disputando 137 partidos y marcando 97 goles.

Un icono con la camiseta de la Selección

Aquel 1982 también sería testigo del debut de Rudi Völler con la Selección alemana, donde lució la equipación de su país en 90 partidos y anotaría 47 goles.

En plantel compartiría once con su socio en ataque en dos mundiales: Jürgen Klinsmann, jugador que le ayudaría a conseguir el cuarto puesto de la calificación de mejores goleadores alemanes de todos los tiempos con esos 47 tantos, superado solamente por Miroslav Klose, con (71), Gerd Müller (68) y Lukas Podolski (49).

Con la selección jugó la Copa Mundial de Fútbol de 1986, en la que anotó 3 goles (ante Escocia, ante Francia en semifinales y el 2-2 parcial en la final ante Argentina), la Copa Mundial de Fútbol de 1994, donde también fue decisivo al marcar 2 goles (ambos a Bélgica en octavos de final), y la más especial, la Copa Mundial de Fútbol de 1990, trofeo que consiguió levantar Alemania. En aquella, una vez más, vio puerta en 3 ocasiones (ante Yugoslavia y 2 a Emiratos Árabes). Sonado fue su incidente con Frank Rijkaard que acabó escupiendo al alemán en el Holanda-Alemania de Italia 90.

Rudi Völler
El escupitajo de Rijkaard a Völler fue sonado. FOTO: Youtube

En cómputo global, Rudi Völler jugó 3 Mundiales, anotó ocho goles y disputó, además, las Eurocopas de 1984, 1988 y 1992.

Su etapa en el fútbol italiano y francés

Tras su etapa en el país que le vio nacer, Völler siguió descubriendo el viejo continente. El primer destino sería Italia, concretamente el AS Roma. Allá donde llevan todos los caminos comenzaría a jugar en la temporada 1987/1988, pero si alguna quedará en su memoría esa será la de 1990/1991, campaña en el que el conjunto rojiamarillo logró la séptima Copa de Italia.

Tras anotar el trofeo en su palmarés, el alemán viaja rumbo a Francia para acabar aterrizando en el Olympique de Marsella. Con “Los Focenses” y bajo las órdenes de Marc Bourrier, Rudi conquista la Copa de Europa de 1993, junto un curso antes de regresar a su tierra natal, Alemania.

El regreso a casa de Rudi Völler

Ya en casa, ingresó en el plantel de Bayer 04 Leverkusen en el año 1994. Su segunda etapa por la Bundesliga fue sin pena ni gloria al no poder conseguir ningún título más en su vitrina personal antes de retirarse en 1997.

Sin embargo, quienes llevan este deporte en la sangre nunca terminan por desvincularse de él. Y Völler era de esos. A Alemania aún le quedarían unas cuantas tazas del de Hanau.

El Rudi entrenador

Es indiscutible que Rudi Völler fue uno de los mejores centrodelanteros alemanes de su generación. Tenía potencia, personalidad, técnica, disciplina y, lo más importante, hambre de gol. Pese a esa magia inalcanzable en el verde, lo que hacía en los banquillos era todavía mejor.

Como técnico de la selección alemana entre 2000​ y 2004, Rudi peleó por la Copa Mundial de Fútbol de Corea y Japón 2002, donde tras una gran campaña en plena renovación del fútbol alemán, logró situar a los germanos en el segundo puesto de la competición. Un Mundial que se le escapó de las manos al perder ante la poderosa Canarinha (2-0) y que le perseguirá, pues estuvo a punto de lograr la hazaña del gran Franz Beckenbauer, que ganó la Copa del Mundo como técnico y como jugador.

Su siguiente oportunidad se presentaría en la Eurocopa 2004, pero tras la eliminación de los de blanco del campeonato, Völler decide dimitir.

Rudi Völler
Rudi Völler en su etapa como seleccionador alemán en el Mundial de Corea y Japón 2002. FOTO: www.dfb.de

Posteriormente tuvo dos breves experiencias como entrenador en el AS Roma​ y el Bayer Leverkusen, equipo del que llegó a ser director deportivo.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!