Amunike, uno de los peores fichajes de la historia del FC Barcelona

Amunike, uno de los peores fichajes de la historia del FC Barcelona
El fichaje de Amunike por el Barça fue un absoluto fracaso (El Mundo)
camisetas de futbol

Hace poco publicamos un artículo con los peores fichajes del FC Barcelona. Hoy nos centraremos en un caso en concreto, el de Emmanuel Amunike, cuyo paso por el conjunto culé fue de lo más frustrante.

Al final de la temporada 95/96 el glorioso Dream Team era historia, un tercer puesto en liga daba la puntilla a Johan Cruyff que había intentado con mal resultado un cambio generacional en la exitosa plantilla culé. En verano de 1996 llegaba a la ciudad condal a Sir Bobby Robson. Todo el mundo que trató con el técnico inglés lo describe como una persona cercana, muy inteligente y con las ideas muy claras; una de esas personas que es capaz de convencerte para tomarte la penúltima aunque te estén esperando en casa o… para fichar a un determinado futbolista por poco que te convenza.

Robson llegó a Barcelona con una idea clara, la del fichaje del jugador que le trajo por la calle de la amargura como técnico del Oporto, la del extremo sportinguista Emmanuel Amunike. El inglés consideraba que el jugador africano sería vital en el juego por banda de su Barcelona. A pesar de que se trataba de un futbolista prácticamente desconocido en España, no era una idea demasiado descabellada puesto que ya en 1994 había sido distinguido como el mejor jugador de África.

“Amunike puede aguantarlo todo, incluido la presión. Nunca pediré un jugador que no encaje en el Barça. Si les gusta Figo, esperen a ver a Amunike. No es vago, como la mayoría de los africanos. Tiene carácter y calidad.” Bobby Robson, Marca. 28/05/1996

A pesar de ello, la dirección deportiva blaugrana manejaba otras opciones: Ginola, Almeyda, Karembeu… pero nadie fue capaz de bajar del burro al entrenador. A finales de mayo, Amunike era anunciado como el primer fichaje de la era Robson. Se daba comienzo a una auténtica “adquisición por entregas” en la que se sucederán tres presentaciones, dos desmentimientos, una supuesta lesión de rodilla, el equipo médico de La Zarzuela, una denuncia ante la FIFA y una medalla de oro olímpica. Detrás de todo, la cabezonería inglesa.

Los mentideros futbolísticos apuntan a que un miembro del equipo técnico de Robson, al ser interpelado por las mejores cualidades de Amunike que explicaran el “interés casi obsesivo” del británico, respondió sorpresivamente que ésta era su potencial en el saque de banda. Si bien es cierto que el técnico inglés era un obsesionado del juego a balón parado, la lógica y la falta de documentación nos hacen pensar que dicha afirmación fue el resultado de un malentendido o de una mala traducción, pero serán decisivas cuando el juego del nigeriano no brille en el Camp Nou.

Ronaldo Barcelona
Ronaldo Nazario y Amunike celebran un gol con el Barça (Sportball)

Aunque la atmósfera barcelonista nunca llegó a entender plenamente el fichaje de Amunike, el futbolista no tardó en ganarse al vestuario por su carácter afable. Bautizado cariñosamente por sus compañeros como Manolito, llegó a disfrutar de una noche soñada al dar los tres puntos con un gol sobre la bocina en partido gris del Barça en Logroño. También tuvo un papel relevante en una de las finales de Copa más recordadas, cuando el conjunto culé logró imponerse al Betis con último gol de Figo que remachó a puerta un lanzamiento del nigeriano que la crónica apuntaba que “iba hacia el Corte Inglés”.

Sin embargo, sus mejores momentos no fueron capaces de alzarse sobre la penumbra que enturbiaba a la hinchada culé que redundó en el debut de Amunike en el Camp Nou, cuando, presto a realizar su mejor jugada, un saque de banda, un inoportuno resbalón hizo que cayera de cara al césped. El ridículo acontecimiento sería el preludio a su carrera en España.

Si el destino había tratado cruelmente al nigeriano desde que su destino se cruzó con el del Barcelona, en septiembre de 1997 llegaría el revés definitivo. El futbolista se rompía para el fútbol por donde los médicos culés habían avisado desde un primer momento. Tras dos años en blanco y los bochornosos intentos del Barcelona de cancelación de su ficha, Amunike vuelve a ver la luz futbolística a través de la única rendija que se le abre en España: el Albacete Balompié en segunda división, donde solo jugará quince partidos en dos temporadas.

Amunike quedó como un icono del fútbol noventero, inmortalizado para siempre por el famoso cántico que lo vinculaba fonéticamente con Luis Enrique y por un anuncio de coches que lo homenajeaba con su mejor jugada: su glorioso saque de banda fintado, primeros pases para unos exitosos pasos de baile discotequeros.

camisetas retro de futbol
Luis Enrique Amunike
Luis Enrique bromea con su compañero Amunike (Pinterest)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!