Una bengala mata a joven hincha del Espanyol en Sarrià

Una bengala mata a joven hincha del Espanyol en Sarrià
Una bengala mató a un niño en Sarriá en 1992. Foto: As.com
camisetas de futbol

Nos ponemos serios para recordar este trágico suceso ocurrido un 15 de marzo de 1992 en el estadio de Sarrià, antigua casa del RCD Espanyol de Barcelona.

Ese día se disputaba el encuentro entre el conjunto local y el Cádiz CF de la Primera División española. Justo antes de comenzar el partido, coincidiendo con la salida al terreno de juego de ambos conjuntos, un energúmeno disparó una bengala de avisos marítimos desde la tribuna del estadio que llegó al fondo e impactó en el pecho de un niño de 13 años, Guillem Lázaro, que iba esa tarde a un partido de fútbol por primera vez.

A pesar de los esfuerzos de su padre, que sufrió quemaduras en las manos al intentar sacar el proyectil del pecho de su hijo, Guillem acabó muriendo de camino al hospital. Aunque parezca increíble, el partido se jugó a pesar de todo y el Espanyol venció 3-1. Los medios se hicieron eco de la noticia que conmocionó el mundo del deporte español.

Franco Vila, autor del lanzamiento de la bengala, apenas estuvo unas semanas en prisión y finalmente, el juez decidió que el RCD Espanyol debía indemnizar con 40 millones de pesetas a la familia del niño fallecido como responsable civil subsidiario. A partir de entonces quedaron prohibidas las bengalas en los estadios.

Es triste que tuviera que ocurrir una tragedia de tal magnitud para que llegara esta prohibición aunque todavía hoy en día, sigamos viendo a cafres que insisten en meter este material en un estadio.

En el Estadio de Sarrià se vivieron noches mágicas y días de gloria. Podemos decir, sin miedo a equivocarnos, que se trata del campo más especial para toda la afición perica, sin embargo, también conviene recordar este trágico suceso para tratar de evitar que se vuelva a repetir.

camisetas retro de futbol

One thought on “Una bengala mata a joven hincha del Espanyol en Sarrià

  1. Yo estaba allí, y creo que utilizar la palabra “energúmeno” con el culpable, no es justo. Fué un error que llevará toda su vida encima, pero conviene recordar que ese al que calificáis de energúmeno, es un padre que en ESE mismo momento iba con sus dos hijos pequeños en la parte baja de la tribuna nueva, cuando ocurrieron los hechos. El desconocimiento de que lo que llevaba en las manos no era una bengala para ‘tifos’ sino una bengala de auxilio marino, que suelen alcanzar hasta un kilómetro de altura, indica con la violencia que impactó en el pecho del chaval. Hago este pequeño inciso ya que como socio del RCDE desde hace mas de 40 años, sigo, aún hoy en dia, explicando el caso, por que un cuarto de siglo después, la desinformación hace que siga creyendo mucha gente que fue un acto producto de los muchos ultras indeseables que aún se padecen en muchos estadios. Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!