USA 94, la mejor selección rumana de fútbol de la historia

USA 94, la mejor selección rumana de fútbol de la historia
La selección rumana de fútbol vivió sus mejores días en USA 94. FOTO: https://chile.as.com/

La mejor selección rumana de fútbol de la historia fue la que jugó el campeonato del mundo de 1994. Si hay un Mundial con el que los rumanos sueñan cada noche ese es el de USA 94. Anghel Iordănescu logró durante 5 partidos hacer que un país entero creyese que había posibilidades de ser la mejor Selección de la tierra. Y por un momento lo fue, cuando consiguieron derrotar a la temida Argentina. Ese equipo contaba con muchos de los mejores jugadores rumanos de la historia y por ello, esa generación quedó en el recuerdo.

El inicio de un sueño para la mejor selección rumana de fútbol de la historia

La selección de Rumania, dirigida por Anghel Iordănescu y con estrellas de la talla de Florin Raducioiu o Gica Hagi, fue uno de los 24 países participantes de la Copa Mundial de Fútbol de 1994 celebrada en EE. UU.

Aquella sería la segunda participación consecutiva de los rumanos en la competición, tras haber alcanzado los octavos de final en Italia 1990, donde serían eliminados en la tanda de penaltis ante Irlanda. Esta vez, Rumania quedaría tras sorteo emparejada en el Grupo A junto a Estados Unidos, Colombia y Suiza.

Su debut sería en el Estadio Rose Bowl el 14 de junio de 1994 ante Colombia. El partido comenzaba con el pie derecho gracias a un gol en el minuto 15 de Florin. El segundo en marcar para los europeos sería Hagi, que subiría el 2-0 al luminoso. Colombia no se quería quedar atrás y Adolfo Valencia anotó el 2-1 para los cafeteros. Un gol que no sirvió para otra cosa que desquitarse de la vergüenza porque pocos minutos después, Florin Raducioiu volvería a la carga, sentenciando el partido con un aplastante 3-1.

El segundo partido lo disputó el 22 de junio en el Pontiac Silverdome ante Suiza. Un encuentro que comenzaron perdiendo y que no consiguieron remontar. Hasta tal punto llegó la masacre, que se marcharon a casa con goleada (1-4). Ya solo quedaba pensar en el siguiente choque frente a EE. UU. Y solo valía la victoria.

En el Rose Bowl y con los anfitriones como adversarios, los rumanos dominaron el partido, imponiéndose 0-1 con gol de Dan Petrescu en el que sería el último partido del cuadro rumano en fase de grupos.

Así con todo, y pese a ese 1-4 frente a los suizos, la Selección de Iordănescu terminó primera del Grupo A con 6 puntos, seguida de Suiza y EE. UU. con 4 y Colombia (eliminada) con 3.

En fase REM

En octavos de final debían jugar frente a la golpeada Argentina, sin Maradona, excluido por doping. Dumitrescu era el encargado de adelantarse a la Albiceleste marcando en el minuto 11, pero poco tardaría en empatar Batistuta de penal (1-1). El choque se presentaba intenso. Ilie regresó al área chica para anotar el 2-1. Un tanto que, sumado al que marcaría Hagi pocos minutos después (3-1), pondría el punto final de un triunfo en octavos de final recordado como el punto más alto que ha alcanzado el fútbol rumano a nivel de selecciones.

Gica Hagi
Hagi fue el líder de Rumanía en el Mundial de USA’94 en el que su selección alcanzó los Cuartos de Final (Apuntesderabona)

El despertar más amargo

Pero toda buena siesta tiene que acabar. A Rumania le tocó hacerlo el 10 de julio del 94 frente a Suecia, en el que sería un despertar muy igualado. Tras conseguir posicionarse como uno de los 8 mejores de la Copa del Mundo, el Stanford Stadium se convertiría en el escenario de la pesadilla.

El partido empezó mal tras un gol tempranero de Tomas Brolin. Pero Rumania no se iba a quedar de brazos cruzados. A dos minutos del final, el delantero de confianza, Florin, hizo una vez más de las suyas, marcando el 1-1 y llevando el encuentro al tiempo extra. En la prórroga, Florin Raducioiu volvió a adelantar al conjunto rumano. Una breve soneca con la Copa que se esfumó a los pocos minutos. ¿El verdugo?, Kennet Andersson, un jovén sueco de 1,93 que devolvió las tablas al marcador.

Fin de los 120 minutos. A penaltis. Los 11 metros parecían no dársele mal a los de Anghel Iordănesc, sin embargo, finalmente los Suecos terminaron imponiéndose. Los azules y amarillos (que quedarían terceros) se transformaron en el despertador de las 8:00am del sueño de los de Europa del Este, que abandonaban la competición con 3 victorias y 2 derrotas, firmando la que es, hasta día de hoy, su mejor racha en un Mundial (6ª posición).

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!