Ángel Pérez García, uno de los integrantes del Real Madrid de ‘Los García’

Ángel Pérez García, uno de los integrantes del Real Madrid de ‘Los García’
Formación del Real Madrid de 'Los García' con Pérez García el primero empezando por la izquierda en la fila de abajo (Cihefe)
camisetas de futbol

El pasado 19 de octubre, el día que cumplía 62 años, falleció el entrenador y ex jugador Ángel Pérez García, el famoso lateral del Madrid de ‘los García’. Pérez García, como era conocido futbolísticamente, comenzó a jugar al fútbol en el equipo de su colegio madrileño, el Francisco Franco, y a los quince años fue fichado para jugar como extremo izquierdo, su posición inicial para el primer equipo juvenil del Real Madrid.

Allí, mudó su posición de extremo a la de lateral zurdo, al lesionarse García Cortés, habitual en esa posición y que también llegaría al primer equipo del conjunto merengue. Pero Pérez García pasará a la historia por haber realizado el llamado “marcaje perfecto”, para muchos junto con el de Gentile a Maradona, al entonces mejor jugador europeo, Kevin Keegan.

PÉREZ GARCÍA Y SU MARCAJE A KEVIN KEEGAN

Sucedió en las semifinales de la Copa de Europa de clubes (hoy, Champions League) de la temporada 1979-80. Al Real Madrid le correspondió el Hamburgo en el penúltimo escalón para llegar a una final que iba a disputarse en el Bernabéu. El equipo germano destacaba sobre todos los futbolistas, el inglés Kevin Keegan, ganador del Balón de Oro como mejor jugador europeo los dos años anteriores, 1978 y 1979, y que había conseguido el título de la Bundesliga para el Hamburgo tras diecinueve años de sequía (su última liga databa de la temporada 1959-60).

El entrenador madridista, Vujadin Boskov, sorprendió a todos sacando en el once inicial a dos laterales zurdos, Camacho y Pérez García, encargándole al joven canterano del marcaje de la figura del equipo teutón, Keegan, que jugaba como extremo derecho. Y allí, un miércoles, 4 de mayo de 1980, en un encuentro televisado para dieciséis países, por supuesto España entre ellos, salió el rubio lateral madrileño, con más aspecto de alemán de español.

Un joven canterano sin apenas experiencia, aunque ya había jugado algunos encuentros de Liga y Copa de Europa, cumpliendo a buen nivel, pero en esa noche le tocaba bailar con la más fea: “Mighty Mouse” (“Super Ratón”) Keegan, el mejor futbolista del momento. Y Boskov acertó con su plan. Pérez García persiguió en todo momento al extremo inglés, que, desesperado, veía como el rubio lateral le llevaba cuantas pelotas le llegaban.

El inglés, incluso cambió de banda, pero allí volvía a tener al joven defensa haciéndole, literalmente, la vida imposible. Volvió de nuevo a su posición natural a la derecha, y Pérez García hizo lo propio, persiguiéndole y robándole cada pelota que le llegaba. Keegan lo intentó de mil formas, pero su marcador, o bien se anticipaba a que la pelota le llegara, o bien se la robaba cuando el británico intentaba regatearle.

El rubio lateral hasta se permitió el lujo de regatear al inglés en más de una ocasión y, por supuesto, salió siempre, en cada pelota robada, con el balón bien jugado. El partido finalizó con victoria madrileña por 2 a 0, con doblete de Santillana. Inconmensurable, la prensa deportiva alemana destacó, unánimemente, al joven lateral madrileño como la figura del partido.

El encuentro de vuelta fue otro cantar totalmente distinto, los alemanes arrollaron a los merengues y dieron la vuelta a la eliminatoria con un rotundo 5 a 1. En la final, celebrada en el Bernabéu, se enfrentaron por tanto el Hamburgo contra el campeón de la edición anterior, el Nottingham Forest. El equipo del milagro de Brian Clough, en polémico entrenador inglés, que cogió al equipo en la segunda categoría, lo ascendió y lo hizo campeón de Europa.

El Forest se coronó nuevamente como el mejor equipo europeo en el estadio madridista, venciendo a los alemanes por 1 a 0, con gol de Robertson, y convirtiéndose en el único club del continente que tiene más Champions, dos, que ligas, una, en su poder.

REAL MURCIA Y ELCHE

Ángel Pérez García jugó tres temporadas en el primer equipo madridista, alternando ambos laterales, aunque casi siempre a la sombra de Camacho, el defensa zurdo titular. Disputó con los merengues 15 partidos de liga, 4 de Copa del Rey, 5 de Copa de Europa y 1 de la Copa de la UEFA. Logró una Liga y dos copas del rey. El Real Madrid le cedió dos temporadas, una al Real Murcia y otra al Elche, donde llegó a ser preseleccionado para la absoluta, sin llegar a poder debutar.

Sí fue dos veces internacional sub 21 en su época madridista y llegó a ser, sin duda, uno de los mejores laterales zurdos españoles del momento. Fichado por el Real Murcia, se convirtió en una de sus figuras y jugadores de referencia, tanto en Primera como en Segunda División. Con la camiseta pimentonera disputó más de 200 encuentros. Un gran lateral, un tipo simpático, al que tuve la suerte de conocer mínimamente y vivir una pequeña anécdota que refrenda que no solo fue excelente lateral, sino una persona sencilla y grande a la vez.

Para la historia quedan muchos buenos recuerdos en todos los clubes en los que militó, pero, muy especialmente, pasará su marcaje perfecto a Kevin Keegan, el peligroso “Super Ratón”, que el rubio madrileño se merendó una tarde de mayo ante los ojos de media Europa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!