pre-workout

Carmelo, el Beckenbauer de la Bahía

Carmelo, el Beckenbauer de la Bahía
Carmelo, el Beckenabuer de la Bahía, uno de esos jugadores de los 90 que recordamos en la Liga. FOTO:Marca
camisetas de futbol

Carmelo, también conocido como ‘El Beckenbauer de la Bahía’, fue uno de esos jugadores míticos de los años 90 que poco tenían que ver con el fútbol metrosexual de hoy en día con futbolistas perfectamente bronceados, modelados a base de gimnasio, tatuados, con peinados casi imposibles de última moda, depilados y con barbas y cejas perfiladas.

Sin embargo, los que pasan de los 30 tienen en mente ese otro fútbol que era el que se llevaba en su infancia, ese en el que los futbolistas no eran niñatos multimillonarios, malcriados y preocupados por su imagen.

Carmelo Cádiz CF
Carmelo en los cromos de la Liga. Foto: Marca.com

Un tipo alto, flacucho, desgarbado, calvo con pelo en las sienes y un abundante bigote. Un tío con ojeras, pelos en las piernas y que con 28 aparentaba 54 (y muy castigados) pero que se lo dejaba todo en el césped. Un currante de esos del fútbol que tanto abundaban en una Liga española alejada del negocio crea estrellas millonarias de hoy en día. Nacido en Murcia en 1959, Carmelo, el Káiser de la Bahía jugó en el Salamanca, Betis y Recreativo de Huelva Con los gaditanos jugó nada más y nada menos que 244 partidos que se dice pronto. Y todo esto tras superar dos graves lesiones.

Carmelo, el Beckenbauer de la Bahía y el mejor Cádiz de la historia

Con su bigote al viento y su más que incipiente alopecia, Carmelo, fue el líder del mejor Cádiz de la historia consiguiendo mantenerse en Primera División durante muchos años (aunque casi siempre de manera agónica). Un equipo en el que destacaban algunos ilustres jugadores como Mejías, Mágico González, Carmelo, Szendrei, Cortijo, Barla, Linares, Quevedo, Kiko o Juan José quien volvió después de jugar en el Real Madrid.

Carmelo y Mágico González
Carmelo y Mágico en un entrenamiento del Cádiz. Foto: deportesconhistoria.blogspot.com

En el mismo año del Mundial de USA 94, Carmelo puso fin a su larga carrera con 35 años. Posteriormente, fue comentarista de partidos de Segunda para Canal + pero solo un tiempo. Después se hizo cargó del negocio familiar de vinos que ahora regenta, recordando a otro bigotudo con solera de los 80-90, como el Tato Abadía, quien tiene un negocio de quesos en Logroño. Jugadores de los de antes, de los que podían ser tu vecino del quinto.

One thought on “Carmelo, el Beckenbauer de la Bahía

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!